Noticias del mercado inmobiliario

El efectivo es el rey en el mercado inmobiliario de Venezuela, ya que los préstamos eluden ...

Gustavo Martínez tiene un trabajo estable como ingeniero en una petrolera en Caracas, pero solo puede soñar con comprar un departamento porque la inflación de Venezuela, la más alta del mundo, ha paralizado el financiamiento inmobiliario.

Dado que los bancos no ofrecen préstamos, se espera que los posibles propietarios paguen la propiedad en una o en varias cuotas, mediante transferencias bancarias, cheques e incluso maletines llenos de dólares estadounidenses.

La moneda nacional,el bolívar, ha perdido el 73 por ciento de su valor frente al dólar en lo que va de año, y un solo dólar estadounidense ahora cuesta 4 millones de bolívares.

El dólar, aunque no es la moneda oficial, se usa ampliamente para pagar bienesy servicios en Venezuela y es el único medio de pago aceptado en las transacciones de bienes raíces.

Pero en un país con un salario mínimo por servicio público de solo $ 2 por mes, los venezolanos a menudo no pueden pagar ni siquiera el alquiler y muchos jóveneslos adultos, incluidas las parejas, terminan viviendo con sus padres mucho tiempor de lo que habían planeado.

La deslumbrante inflación de Venezuela, que ronda el 3.000 por ciento, significa que los bancos son reacios a arriesgarse a otorgar préstamos en bolívares.En el raro caso de que lo hagan, el período de reembolso suele ser inferior a seis meses.

Tampoco hay tarjetas de crédito.

Y en enero, el gobierno dijo que los bancos solo podían otorgar préstamos en dólares.con el permiso del Banco Central, por lo que es casi imposible.

Como resultado, los bancos venezolanos han otorgado solo $ 140 millones en préstamos a una población de unos 30 millones, en comparación con $ 14 mil millones en préstamos enla vecina Colombia, que tiene unos 50 millones de habitantes.

Del monto total del préstamo, solo $ 840.000 o el 0,6 por ciento fueron préstamos hipotecarios, según cifras oficiales publicadas en marzo.

El economista César Aristimuno dijoAFP, esto fue una fuerte caída desde el 7.2 por ciento en 2014, antes de que una caída global de los precios del petróleo hundiera la economía de Venezuela, que depende en gran medida de las exportaciones de crudo.

Martínez, el ingeniero de la compañía petrolera en Caracas, tiene más suerte quela mayoría.

Después de mudarse a la capital en enero, vivió con su abuela durante un tiempopero ahora está alquilando un departamento con su novia.

Martínez, de 30 años, no quiso revelar cuánto gana, pero dijo que es más que el salario promedio venezolano de 50 dólares al mes.Los alquileres de departamentos en un modesto suburbio de la capital comienzan desde $ 150, según la inmobiliaria Carolina Quintero.

“Un departamento cuesta alrededor de $ 50,000 dólares. Ningún trabajo te paga eso”, dijo Martínez a la AFP. “Mucho menos podrás. Infobarcelona.cat Breve noticia.

11/09/2021 Fuente: infobarcelona

Ultimas noticias