Noticias del mercado inmobiliario

El Profesional inmobiliaria como parte de un equipo

Dentro del sector inmobiliario se pueden encontrar muchos factores y elementos que le diferencian del resto de actividades profesionales, particularidades marcadas y características específicas lo definen como tal. Entre dichas particularidades del sector inmobiliario, hay una que siempre es motivo de comentario entre los profesionales del sector, el alto grado de individualismo del agente inmobiliario.

El agente inmobiliario es un profesional extremadamente individualista, sobre todo comparado con otro tipo de profesionales, y ello no es casualidad en modo alguno, porque las casualidades no existen y solo hay causalidades. Entre las causalidades que provocan el individualismo tan marcado del agente inmobiliario, encontramos que su productividad depende directamente de sus propios logros, es decir, el numero de viviendas que logra vender son su resultado. Cuando el agente inmobiliario desarrolla su actividad profesional vinculado directamente a una agencia inmobiliaria, encontrará que debe modificar su actitud individualista, para así lograr integrarse satisfactoriamente a la organización. Porque su individualismo puede transformarse en un factor limitador en potencia relacionado al desarrollo de su actividad profesional, y terminar éste perjudicando seriamente sus intereses; sin dejar de lado que ello también repercutirá, eventualmente, de forma negativa en la agencia inmobiliaria.

Aquí procede realizar una distinción, basada en dos realidades fácilmente detectables a nivel profesional dentro del sector inmobiliario:

  1. El agente inmobiliario que siempre ha desarrollado su actividad profesional de forma independiente (freelance) y se vincula a una agencia inmobiliaria.
  2. El agente inmobiliario que desde sus comienzos ha estado vinculado a una agencia inmobiliaria desarrollando su actividad profesional.

1 – El agente inmobiliario que siempre ha desarrollado su actividad profesional de forma independiente y se vincula a una agencia inmobiliaria a tiempo completo, encontrará que pertenecer a una organización es algo muy diferente, y que hay reglas organizacionales establecidas. Dichas reglas organizacionales de una agencia inmobiliaria, son desde luego particulares a cada agencia, aunque siempre de un modo u otro cada agencia inmobiliaria tiene sus propias formas de gestionarse. Es frecuente que éste tipo de agente inmobiliario, valore al resto de agentes de la inmobiliaria más como competidores que como colegas profesionales con los cuales generar sinergias positivas. Éste perfil de agente inmobiliario independiente que se vincula a una agencia inmobiliaria, debe comenzar a procesar la nueva metodología organizacional de trabajo y rápidamente lograr adaptarse al cambio de escenario laboral al que se enfrenta.

2 – El agente inmobiliario que desde sus comienzos ha estado vinculado a una agencia inmobiliaria desarrollando su actividad profesional, por tendencia muestra un perfil diferente al anteriormente descrito. Porque éste tipo de agente inmobiliario ha estado desde sus comienzos profesionales relacionado al concepto organizacional, particularmente en lo referido al trabajo en equipo, y la colaboración con sus colegas profesionales de la agencia inmobiliaria es algo incorporado en él como un elemento que potencia su productividad.

 Cómo aprovechar el individualismo del agente inmobiliario.

Es muy importante llegados a éste punto, no confundir lo anterior con las técnicas de motivación profesional implementadas en una agencia inmobiliaria. Cualquier propietario o director de una agencia inmobiliaria, siendo conocedor de la característica individualista que por tendencia refleja un agente inmobiliario, intentará sacar partido de ello para lograr un aumento global de la productividad de la empresa. La cuestión es cómo sacar provecho de dicha actitud individualista de cada agente inmobiliario vinculado a la empresa, para así lograr los mejores resultados posibles.

Una cosa es estimular la competitividad entre los agentes de la agencia inmobiliaria, y otra muy diferente es convertir la oficina de la inmobiliaria en un escenario de luchas y disputas. Es muy probable que para el agente inmobiliario neófito o el propietario de una agencia inmobiliaria recién establecida, lo anterior pueda resultar un tanto exagerado, aunque en modo alguno es una exageración lo descrito. Al contrario, si hay un tipo de empresa u organización en la cual el tema del individualismo profesional es fácilmente detectable, y al mismo tiempo motivo de preocupación, es precisamente en una agencia inmobiliaria.

El motivo de preocupación antes mencionado, es derivado de la actitud individualista del agente inmobiliario cuando ello se convierte en un factor limitador para la productividad de la agencia inmobiliaria. Lograr por parte del propietario o del director de la agencia inmobiliaria gestionar tal escenario desde luego no es tarea sencilla, y se deberá recurrir a técnicas específicamente diseñadas para tales menesteres.

La eficiencia, la efectividad y la asertividad en cualquier inmobiliaria o empresa son activos determinantes. Dichos activos, contemplados como tal y no como simples elementos del todo, parten de las cualidades y las actitudes de cada agente inmobiliario. La suma de las individualidades con cada activo anteriormente descrito, y por individualidades se interpreta la figura de cada agente inmobiliario, se convierten en un patrimonio intangible para la agencia inmobiliaria, la cual como organización deberá reconocer asertivamente para así lograr resultados positivos. La gestión efectiva de los recursos, tanto de los tangibles como de los intangibles, se convierte en factor clave para la productividad de la agencia inmobiliaria.

02/09/2021

Ultimas noticias