Noticias del mercado inmobiliario

Los factores más valorados a la hora de buscar una vivienda

Aunque existen unos ítems que se repiten a lo largo de años cuando se busca una vivienda, con la pandemia sanitaria otros han cambiado. Veamos cuáles son los factores más valorados cuando queremos comprar una casa y que vienen en un futuro cercano.

En líneas generales, el precio, la ubicación, la orientación -interior o exterior- y el tamaño de la vivienda siguen siendo los factores que más se valoran. Así lo indica Ernesto Ferrer-Bonsoms, director de Real Estate de Intrum España y director de negocio de Solvia, que explica que, una vez se toma esta decisión, y a la hora de decantarse por un inmueble u otro, toman protagonismo otros aspectos como la distribución de los espacios, las calidades, las vistas, la disponibilidad de ascensor, la luminosidad del inmueble, si cuenta con zonas exteriores como terrazas o balcones, si es eficiente energéticamente, los extras comunitarios, etc. “Estos últimos, por ejemplo, han tomado mayor protagonismo a raíz de la pandemia”.

Precisamente, por la crisis del covid, algunas cosas han cambiado y muchas personas se han dado cuenta de que su vivienda era algo pequeña, oscura y no aportaba ese bienestar tan ansiado para sentirse mejor en su casa.

“Ahora los españoles valoran mucho más los chalés y viviendas unifamiliares, ya que entre marzo y septiembre de 2020 la demanda de este tipo de viviendas creció un 5,7%, de acuerdo con el informe de hipotecas.com y UCI”, según explica José Manuel Fernández, subdirector general de UCI.

Así, la demanda de esta tipología de vivienda se ha mantenido fuerte incluso varios meses después del fin de las restricciones, pues según los últimos datos del Consejo General del Notariado, las compraventas de viviendas unifamiliares se incrementaron en un 14,5% interanual en noviembre de 2021. Y como ha subido la demanda, también el precio medio, que alcanzó los 1.212 €/m², registrando un aumento del 12,8%.

Viviendas espaciosas y encaminadas al teletrabajo

Esto hace que las nuevas demandas de vivienda estén encaminadas a aumentar la comodidad y el confort de sus habitantes. Son muy demandadas, por ejemplo, las viviendas espaciosas con habitaciones especialmente diseñadas para el teletrabajo.

“Y también contar con una buena conexión a Internet. La iluminación del hogar, si antes era importante, ahora se ha convertido en un aspecto imprescindible para, ya que una casa luminosa contribuye a reducir el gasto energético”, según avanza José Manuel Fernández.

El experto también nombra gozar de un mayor espacio para poder disfrutar del hogar. Si de media los hogares tenían una extensión de 90,4 m2 en la era pre-Covid, esta cifra ha subido 6,4 puntos porcentuales, hasta una media de 96,8 m2.

Mientras que también es tendencia que los compradores busquen vivienda en la periferia de las ciudades, a cambio de más espacio, jardines, gimnasios o piscinas están ahora muchas más demandadas.

¿Qué hace que finalmente se elija una casa u otra?

Para Ernesto Ferrer-Bonsoms, de Solvia, este paso final depende mucho de las necesidades de cada comprador y, por supuesto, de su capacidad adquisitiva y las condiciones de financiación. Hay clientes a los que no les importa pagar un poco más por disfrutar de ciertos factores, como una buena ubicación, espacios exteriores, más luminosidad, mejores calidades y otros que, por el contrario, restringen su decisión a aquellos inmuebles que puedan pagar sin ahogos económicos. Por tanto, el precio siempre será un factor decisivo.

También lo afirman desde UCI. Pues es complicado elegir una característica estrella por la que los compradores se decanten hoy en día por una vivienda u otra. “Depende mucho de las necesidades y demandas de cada comprador. Pero el espacio exterior es, sin duda, clave”.

Demandas de futuro: calidad y eficiencia energética

Todas estas preferencias pueden ir cambiando para este año y siguientes, de la misma manera que lo han hecho hace dos años, por la pandemia.

El portavoz de Solvia destaca que, a lo largo de este 2022 o 2023 habrá una evolución de lo que ya estamos viendo. “Aunque factores como el precio, la ubicación, la orientación o el tamaño seguirán siendo fundamentales a la hora de buscar un inmueble, el resto de los aspectos que han comenzado a ganar protagonismo estos dos últimos años, como las calidades, disponer de zonas exteriores como terrazas o balcones, o la eficiencia energética, estarán cada vez más presentes a la hora de decantarse por una vivienda”.

Y ello ya se está viendo, por ejemplo, en el aumento progresivo de la demanda de obra nueva. Según los últimos datos del INE, el número de transacciones de este tipo de inmuebles ha marcado un incremento interanual del 38% durante los once primeros meses del 2021.

Desde UCI creen que las preferencias y demandas de la población española en cuanto a la vivienda se mantendrán estables a medio-largo plazo, aunque en muchos casos estas necesidades dependerán de la evolución del contexto externo. Por ejemplo, “si la mayoría del tejido empresarial decide abandonar el modelo de teletrabajo según la pandemia vaya remitiendo, lo normal es que la demanda de vivienda más alejadas del centro urbano disminuya”.

Además, remarcan que, con el tiempo, veremos un crecimiento del interés por la sostenibilidad y la mejora de la eficiencia energética en el hogar, una tendencia en línea con el futuro más sostenible que necesitamos crear como sociedad.

En este sentido, habrá un mayor auge de las hipotecas verdes. Hablamos de un producto financiero de muy reciente creación diseñado para facilitar la compra de vivienda con certificados energéticos altos (A o B) y también para la compra y rehabilitación de viviendas a favor de la eficiencia energética, con una mejora de al menos un 30% en el gasto energético.

11/02/2022

Ultimas noticias